martes, 23 de julio de 2013

Noticias depapel

Reseña del libro "Andalucía en el verso" realizada por Paloma Fernández Gomá.
Paloma Fernández Gomá
Paloma Fernández Gomá
Paloma Fernández Gomá




ANDALUCÍA EN EL  VERSO
BIZNAGA DE POESÍA ANDALUZA

Por Paloma Fernández Gomá (Reseña publicada en la Revista Intercultural Dos Orillas, 2013. III-IV. Algeciras)

Como aquella flor de  biznaga que se  vendía en  los  cálidos atardeceres de una ya lejana historia de la  ciudad de Málaga, llegó con la lozanía  de quien tiene  mucho que  decir,  sin atender a baremos externos de ninguna  clase esta Biznaga de Poesía Andaluza un 26 de marzo de 2012.
En el prólogo firmado por el  conocido  poeta y crítico literario Francisco Vélez Nieto, ya se deja entrever lo expresado  anteriormente. Dice Vélez Nieto:
“La sorpresa puede ser la claridad de contenido. Una muestra de poesía limpia que no necesita de jacaranda alguna para mostrar lo exterior y lo interior, de la lírica que se hace en Andalucía que, sin pretender quedar por encima de las poéticas, ofrece un  espacio propio y variado con una armonía y dulzura de tacto que sitúa a la poesía  del Sur, muy lejos de aquella boutade de Vázquez Moltalbán, cuando los  “ Novísimos de Castellet” que consideraba a los poetas andaluces, “poetas de secano”.
La antología en cuestión está compuesta por veintiocho poetas de muy distintos estilos y edades. Inevitablemente como  en todas las  antologías las ausencias dejan una  huella  de vacío. La Lista de autores antologados por Inmaculada Calderón y Ana Patricia Santaella son: 
Ana Isabel Alvea Sánchez, Francisco Basallote,  Rocío Biedma, Matilde Cabello Rubio,  Inmaculada Calderón, Sara Castelar Lorca, Marilén Cosano, Isabel de Rueda, Jorge Díaz, Paloma  Fernández Gomá, Araceli S. Franco, Daniel García Florindo, José Gilabert Ramos, Manuel Guerrero Cabrera, Inés María, Guzmán, Rafaela Hames, Dolores Izquierdo Labrador, Juan Antonio Mora Ruano, Ángeles Mora, Josefa Parra, Carlos Pérez Torres,  Antonio Ramírez Almansa, Filomena Romero, Francisco Ruiz Noguera, Manuel Salinas, Pialr Sanabria Cañete, Ana Patricia Santaella, Francisco Vélez Nieto.
La diversidad de autores queda latente en las páginas de  esta  antología, donde una breve biobibliografía de cada autor queda cotejada junto a un solo  poema. Mas esta presentación no deja de ser  buena introducción de lo que pretende  el libro: Darnos a conocer la diversidad de autores,  unos más conocidos que otros, pero todos suman y encienden ese largo  legado de una poesía  propia ,como es la poesía andaluza, donde la  cadencia de versos,  su tono ágil  y un guiño casi constante a las  reminiscencias andalusíes,  nos dejan ese sabor de  lo  propio e intransferible; porque es aquello que se vive día a día lo que suma y marca un acento  único que se manifiesta en esta antología, que va  acompañada  por unas ilustraciones acordes al aporte poético de los veros,  soporte visual que se remonta a un pasado y habla de un presente.
 La edición  del libro corre a cargo de EDICIONES  depapel. Se trata de un trabajo artesanal, realizado con sumo cariño y acertado gusto;  una verdadera joya para los bibliófilos. Es necesario pasar las hojas  del  libro  para apreciar  este  trabajo. Excelente maquetación y calidad en la impresión, donde podemos leer los  versos: “sabed que reivindico, pese a todo,/  la   infancia que tuvimos”. Matilde Cabello.
“Fui el manantial/para beberte/y así llevarme/en el frescor de tu agua/la memoria feliz/ de aquellos  tiempos”. Francisco Basallote.
“…Y mosaico a través,/ en vez de luz,/ cédulas de incertidumbre,/herencia. Jorge Díaz.
“Ráfagas calientes del nuevo germen han de sembrar el rocío/en cada instante, generando la paz de un futuro halagüeño/donde  el mar incube pebeteros de luz,/inundando la distancia entre las dos orillas” Paloma  Fernández Gomá.
“…¿Quién vigila? ¿Quién hace  guardia allí?/También está encendida la entrada./Por la puesta de hierro/resplandece el legado  de las sombras.” Inés María Guzmán.
“Miro atenta al  cielo, bajo él la buganvilla/de una azotea envuelve  de color su veleta./La brisa vuela hacia el sur,/y lleva consigo mi nuevo nombre”  Rafaela Hames.
“ Me niego a cambar esta geografía/que ilumina y acompaña mi existencia” Francisco Vélez Nieto.
Así pues, dejamos  entrever como muchos de los  autores perfilan sus poemas desde un  recuerdo hacia nacencias pasadas que abren caminos al recuerdo de nuestra herencia andalusí. Y leemos  en la página final:
El primer ejemplar de  esta edición se imprimió el día 26 de marzo de 2012, aniversario de la  muerte de Walada bint al-Mustakfi en 1091.
 Sobre este mismo libro, añade el escritor Carlos Pérez Torres, en su reseña aparecida en “ymalaga.com”: “Inmaculada Calderón y Ana Patricia Santaella, han sido las encargadas de hacer la selección, que cobra especial relevancia por la reproducción junto a los textos de numerosas fotografías con motivos arquitectónicos o decorativos: frisos, mosaicos, azulejos, zócalos, arcos, capiteles, etc. Las pastas en rústica y la encuadernación propiamente dicha nos remiten al sistema tradicional de manufactura y celo artesanal en el acabado de cada ejemplar. Resulta un placer manejar el objeto físico que es el libro mientras se disfruta con la delicadeza y las emociones que destilan muchos de los poemas que contiene.


ANDALUCÍA EN EL  VERSO
BIZNAGA DE POESÍA ANDALUZA

Por Paloma Fernández Gomá (Reseña publicada en la Revista Intercultural Dos Orillas, 2013. III-IV. Algeciras)

Como aquella flor de  biznaga que se  vendía en  los  cálidos atardeceres de una ya lejana historia de la  ciudad de Málaga, llegó con la lozanía  de quien tiene  mucho que  decir,  sin atender a baremos externos de ninguna  clase esta Biznaga de Poesía Andaluza un 26 de marzo de 2012.
En el prólogo firmado por el  conocido  poeta y crítico literario Francisco Vélez Nieto, ya se deja entrever lo expresado  anteriormente. Dice Vélez Nieto:
“La sorpresa puede ser la claridad de contenido. Una muestra de poesía limpia que no necesita de jacaranda alguna para mostrar lo exterior y lo interior, de la lírica que se hace en Andalucía que, sin pretender quedar por encima de las poéticas, ofrece un  espacio propio y variado con una armonía y dulzura de tacto que sitúa a la poesía  del Sur, muy lejos de aquella boutade de Vázquez Moltalbán, cuando los  “ Novísimos de Castellet” que consideraba a los poetas andaluces, “poetas de secano”.
La antología en cuestión está compuesta por veintiocho poetas de muy distintos estilos y edades. Inevitablemente como  en todas las  antologías las ausencias dejan una  huella  de vacío. La Lista de autores antologados por Inmaculada Calderón y Ana Patricia Santaella son: 
Ana Isabel Alvea Sánchez, Francisco Basallote,  Rocío Biedma, Matilde Cabello Rubio,  Inmaculada Calderón, Sara Castelar Lorca, Marilén Cosano, Isabel de Rueda, Jorge Díaz, Paloma  Fernández Gomá, Araceli S. Franco, Daniel García Florindo, José Gilabert Ramos, Manuel Guerrero Cabrera, Inés María, Guzmán, Rafaela Hames, Dolores Izquierdo Labrador, Juan Antonio Mora Ruano, Ángeles Mora, Josefa Parra, Carlos Pérez Torres,  Antonio Ramírez Almansa, Filomena Romero, Francisco Ruiz Noguera, Manuel Salinas, Pialr Sanabria Cañete, Ana Patricia Santaella, Francisco Vélez Nieto.
La diversidad de autores queda latente en las páginas de  esta  antología, donde una breve biobibliografía de cada autor queda cotejada junto a un solo  poema. Mas esta presentación no deja de ser  buena introducción de lo que pretende  el libro: Darnos a conocer la diversidad de autores,  unos más conocidos que otros, pero todos suman y encienden ese largo  legado de una poesía  propia ,como es la poesía andaluza, donde la  cadencia de versos,  su tono ágil  y un guiño casi constante a las  reminiscencias andalusíes,  nos dejan ese sabor de  lo  propio e intransferible; porque es aquello que se vive día a día lo que suma y marca un acento  único que se manifiesta en esta antología, que va  acompañada  por unas ilustraciones acordes al aporte poético de los veros,  soporte visual que se remonta a un pasado y habla de un presente.
 La edición  del libro corre a cargo de EDICIONES  depapel. Se trata de un trabajo artesanal, realizado con sumo cariño y acertado gusto;  una verdadera joya para los bibliófilos. Es necesario pasar las hojas  del  libro  para apreciar  este  trabajo. Excelente maquetación y calidad en la impresión, donde podemos leer los  versos: “sabed que reivindico, pese a todo,/  la   infancia que tuvimos”. Matilde Cabello.
“Fui el manantial/para beberte/y así llevarme/en el frescor de tu agua/la memoria feliz/ de aquellos  tiempos”. Francisco Basallote.
“…Y mosaico a través,/ en vez de luz,/ cédulas de incertidumbre,/herencia. Jorge Díaz.
“Ráfagas calientes del nuevo germen han de sembrar el rocío/en cada instante, generando la paz de un futuro halagüeño/donde  el mar incube pebeteros de luz,/inundando la distancia entre las dos orillas” Paloma  Fernández Gomá.
“…¿Quién vigila? ¿Quién hace  guardia allí?/También está encendida la entrada./Por la puesta de hierro/resplandece el legado  de las sombras.” Inés María Guzmán.
“Miro atenta al  cielo, bajo él la buganvilla/de una azotea envuelve  de color su veleta./La brisa vuela hacia el sur,/y lleva consigo mi nuevo nombre”  Rafaela Hames.
“ Me niego a cambar esta geografía/que ilumina y acompaña mi existencia” Francisco Vélez Nieto.
Así pues, dejamos  entrever como muchos de los  autores perfilan sus poemas desde un  recuerdo hacia nacencias pasadas que abren caminos al recuerdo de nuestra herencia andalusí. Y leemos  en la página final:
El primer ejemplar de  esta edición se imprimió el día 26 de marzo de 2012, aniversario de la  muerte de Walada bint al-Mustakfi en 1091.
 Sobre este mismo libro, añade el escritor Carlos Pérez Torres, en su reseña aparecida en “ymalaga.com”: “Inmaculada Calderón y Ana Patricia Santaella, han sido las encargadas de hacer la selección, que cobra especial relevancia por la reproducción junto a los textos de numerosas fotografías con motivos arquitectónicos o decorativos: frisos, mosaicos, azulejos, zócalos, arcos, capiteles, etc. Las pastas en rústica y la encuadernación propiamente dicha nos remiten al sistema tradicional de manufactura y celo artesanal en el acabado de cada ejemplar. Resulta un placer manejar el objeto físico que es el libro mientras se disfruta con la delicadeza y las emociones que destilan muchos de los poemas que contiene.
- See more at: http://www.luzdelevante.com/?p=57434#sthash.0YjOCgzu.dpuf

0 comentarios:

Publicar un comentario